El dolor de espalda viene en todas las formas y tamaños. Puede agudizarse inmediatamente después de una lesión o aparecer lenta y misteriosamente durante un período de meses. Puede ser repentino y de corta duración (agudo) o duradero (crónico).

Los medicamentos de venta libre ayudan con algunos tipos de dolor de espalda, pero solo los medicamentos fuertes y la cirugía pueden arreglar otros.

A veces es difícil identificar el origen de su dolor de espalda, pero otras veces puede identificarlo fácilmente. La ciática es una de esas que es bastante simple de identificar.

La ciática generalmente comienza con un disco herniado en la columna lumbar (inferior). Sus vértebras (los huesos que conforman su columna vertebral) están separadas y amortiguadas por discos planos, flexibles y redondos de tejido conectivo. Cuando un disco se desgasta, ya sea por una lesión o simplemente por años de uso, su centro blando puede comenzar a salir del anillo exterior rígido.



Cuando un disco se hernia, puede ejercer presión sobre los nervios que lo rodean. Esto puede causar mucho dolor cuando es el nervio ciático.

La ciática puede provocar síntomas debilitantes, como dolor, hormigueo, entumecimiento y debilidad en las piernas. El nivel de actividad que se puede lograr con esta condición depende en gran medida de la gravedad, ya que ciertas estrategias a menudo resultan ser muy efectivas para controlar la ciática.

Si sus síntomas de ciática empeoran hasta el punto de que el dolor se vuelve insoportable, su médico puede recomendarle terapias conservadoras como antiinflamatorios, fisioterapia, visitas quiroprácticas e inyecciones de esteroides para aliviar sus síntomas. La cirugía de ciática puede ser necesaria si sus síntomas no desaparecen después de varias semanas o meses.

Si esto es lo que está sucediendo en su vida, acuda de inmediato a Centro Quiropráctico Nieto.